China, América Latina y el Caribe: el doble filo de una relación positiva