El terrorismo no se compagina con el nihilismo